Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 27 de agosto de 2009

Pretty Anza

A few minutes ago, i screw it up...

But in reward i dedicate this song for my Manis, and my amibis (and me hahaha!), because we are pretty ladies.

SO, here is the papasote AL GREEN!!

http://emo.huhiho.com




There is an Al Green out there waiting for you

jueves, 20 de agosto de 2009

Angst

A funny short film, where we can see the angst of an entire life of fear to the windy days, and the constancy frienship of a little dog...

Enjoy this lovely tale

ANGST
From the day André was born, he got harassed by the wind, which resulted in a fear for it.
Director: Emiel Penders


My Favorite Things

My favorite things... a vocal jazz song (one of my favorites), makes me think in few of MiYo's favorite things, and well, here is my list:

1. A bed for sleepy Miyo.
2. Delicious food ( and is better when i can share with someone like my Marcel)
3. Music (specially jazz)
4. Books (tales)
5. Grass and wet ground
6. Wine
7. Grapes
8. Kittens
9. Tea
10. Share my life with my best friends (no matter how far they are -Blank and my Manis-)
11. Walk in the park
12. The look of my dog
13. Trees (love to hugh them)
14. The sea in the afternoon
15. Yellow tulips
16. Jaaa and movies of curse (good cinema of all around the world)

martes, 11 de agosto de 2009

San Güicho

¿Hasta dónde puede llevarte un antojo a mitad de la noche? Pues a mí me llevó del refrigerador a la sangüichera, que le puede pasar a un glotón en ese camino... se que dirán que nada.

Ahora puedo decir que casi pierdo ambas uñas de los pulgares, ¿cómo? aún no entiendo como fué, pero fue la sangüichera!!!

El saldo, un sagüicho quemado, dos uñas rotas casi a la mitad que de milagro no se desprendieron.

Puede ser esto una señal de que deje de cenar cosas que no debo.


Para reparar una uña que esta rota casi a la mitad:

1. corta cinta adhesiva, tanta como sea necesaria para cubrir la parte rota o levantada.
2. recorta la cinta sobrante con unas tijeras y dale la forma de tu uña.
3. usa barniz para uñas transparente o de algún color psicodélico para llamar la atención.

http://emo.huhiho.com

La hora TEPICO, en el INFRAMUNDO

El fin de semana pasado, salí con mis amigas, y eso de que MiYo salga de sus encierro natural ya es algo extraño, pero pues me despegué de la silla y bien dispuesta a ver a Wanda, me quedé de ver con Tukitti Mamirrina y la Mija en el metro"Q" (si si... el metro Cu).

Pues como cualquier día, sin niños (porque dicen que siguen de vagaciones), espera uno encontrarse con un transportepúblicometroALIVIANADO, boleto en mano, pasas por el torniquete que te lleva al inframundo de la Ciudad de los Palacios, bajas las escaleras y se ven los dos monstruos naranjas con las puertas abiertas, y la estampida de personas no se deja esperar, corren todos prestos a brincar al interior so pena de quedarse prensados por las puertas del metro.

Eran como las 5 de la tarde, y a esa hora ya está la distinguida sección para mujeres y niños (los primeros vagones), alcanzamos buen lugar las tres, pero la cosa no avanzaba y se llenaba de mujeres y más mujeres y el calor se encerraba... A la media hora aquello era un ramillete de damitas tratando de guardar la calma y el glamour; por fin se cerraron las puertas y avanzamos hacia el metro Copilco.

Cuando tarda tanto en salir el metro, lo primero que te viene a la mente es: esto va a ser desmadre! y va a estar hasta la Madre! Solo falta que llueva! Y en efecto, después de Copilco fue todo un viacrucis. Los vagones estaban mas rellenos de gente que bubi de Sabrina con silicón.


La Mija bajaba antes que Tukitti y yo, fue todo un show acercarse a la puerta,pero lo logró. Nuestra huida del vagón sería más difícil, pues bajabamos en Hidalgo, las mujeres ya no cabían en el vagón y aún así seguían entrando hasta que ya no dejaron entrar a nadie más. Entre piquetes de costillas, bolsas, bultos, niños llorando y cínicos vendedores ambulantes, algunas usuarias se reían... no se si porque tomaban todo aquello con filosofía y les iban picando una costilla.
tres estaciones antes de la que era nuestro destino de llegada,decidimos ir acercándonos a las puertas, cosa imposible, no nos movimos de donde estábamos; la gran masa de féminas se organizó (porque sabemos que la estación Hidalgo, es de las más concurridas), todas las que iban a bajar ahí se acercaron y se desplazó a las que podían ser llevadas en aquella corriente humana a un destino que no les tocaba.

No pude resistir las ganas, y saqué mi cámara. Salimos y fue como volver a nacer, me sentí como potrillo recién nacido, con las patas temblorosas y mojada con sudor de no se cuantos cuerpos y al borde de la claustrofobia. Buscamos la salida, y la luz brillante acompañada de aire fresco y lluvia nos regresó al mundo exterior.

Aquí un claro ejemplo de la hora TEPICO, en el inframundo de la Ciudad de los Palacios.

En días como ese, puede ocurrir lo siguiente... entras glamurosa y fresca, y después de unas horas, empujones, gritos y un sauna de calor humano te transformas: