Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Baños con ducha... Otra dimensión

Lo que relataré fue visto, mirado y observado, mas sin embargo -aclaro- no fue tocado, palpado, agarrado ni sujetado por Toño, aunque tengo mis serias sospechas (y Toño dice: ¡que te pasa!).


Ahí tienen que Toño después de una larga noche de guardia en el trabajo, al amanecer y querer madrugar para recibir favores celestiales, se dirigió a la ducha, para comenzar el nuevo día. Pero no a todo el que madruga Dios le ayuda, pues al preparar sus cosas para la ducha -shampoo, jabón , esponjita y toalla- ¡¡OH!! ¡¡sorpresa!! En la repisa de arriba de la ducha, una prenda femenina, anticuada, sí... ¡un brassiere! ¿o era un corpiño? -¡Es que era tan horrible!
El primer pensamiento que le asalta al protagonista de la fulminante escena es: ¿Me equivoqué de baño? no; ¿Acaso alguna mujer de limpieza olvido por accidente la prenda? no. Y pues como diría la "Mugre Bren" YA ESTAMOS AQUÍ, YA VAMOS A HACERLO, en el acto Toño se duchó a la velocidad de la luz ... y al salir, por segunda vez comprobó que lo visto y observado no había sido una alucinación y que estaba ahí... el brassiere sin dueña, vacío, solitario y anticuado "como de abuela" -dijo Toño-, pues una ninfa marina no usaría una prenda tan horripilante, y para no encontrarse con el ser que usaba el artefacto textil, a velocidad supersónica se enfundó en el uniforme del día para salir al más puro estilo de Indiana Jones como correteado por una roca gigante de utilería y como dice la canción de Mijares "Salió del baño de mujeres(...) sales de ahí y mañana vuelves es otra dimensión, lo juro"y en efecto, ya una vez lejos del lugar de los hechos, Toño comenzó la averiguación con la tropa: ¿De quién puñetas es el mugre y horrendo brassiere que esta en el baño de Hombres? En el acto todos se revisaron y al ver que traían sus prendas propias y después de corroborar que nadie usa brasssiere -todavía-, surgió una voz que para sopresa de todos dijo: -es de "M", que ya usa brassiere...
Sí amigos! No es necesario salir del closet, también se puede salir uno del baño, como "M", y hasta debajo de las piedras.

No cabe duda que este suceso impactante, es digno de la dimensión desconocida tropicaloide en la cual me encuentro hoy día, donde cualquier cosa imaginable e inimaginable puede suceder, como en este caso, a Toño, un alma que sin deberla ni temerla fue testigo visual de la segunda piel textil de un individuo que como reptil muda su apariencia siguiendo un ciclo circadiano, para quedar transformado en una princhipezza.

Ahí nomas les dejo este relato basado en hechos reales para que le "hechen coco" y se "hechen el trompo a la uña". Pelen el ojo, ¡abrid bien los ojos!, ¡estad alerta!, porque uno nunca sabe que te puedes encontrar, y mas si entras a un baño. Afortunadamente nuestro protagonista esta salvo y un poco alucinado, pero integro, pues solo vio los restos textiles del ser que se metamorfoseó; pero ¡que hubiese sido de él si se topa de frente al individuo en plena metamorfosis! Hubiese sido una batalla mítica como la de Perseo y Medusa.

Escrito dedicado al protagonista, quien insistió en saber como relataba su historia en este blog -recuerda que "la curiosidad mató al gato".
Que la disfrutes, que te aproveshe, y sobre todo que te ponga una sonrisa en la cara porque sobreviviste.
PD: Te debo la foto.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

el nombre del protagonista me recordo a alguien que para fines practicos solo es mentado con la letra "M"

Kiddo dijo...

en busca del brasier perdido... Mercado Municipal de Martinez... ALLA VOYY!!!!!

EVOLVERzero dijo...

jajaja me encantó la etiqueta "historias del Retrete" jajaja.

ya me imagino, al portagonista ke ni conozco jaja oliendo el brassiere, con ansia lujuriosa jajajaj


wakala


Evolver Here

TODOS dijo...

¡Naaa! A mi se me hace que el tal: "Toño", se fué de farra y ya pedo, comtrató a una de esas mujeres de las mal llamadas: "De la vida alegre"... depués de experimentar con ella y llevar a cabo sus más perversos y bajos instintos (incluyendo fantasías erótico-sexuales) despertó al lado de una "pecerota". Después de recuperar la sobriedad y ante las miradas atónitas e incrédulas de todos los habitantes marinos a su alrededor, limpió los vestigios silenciosos y delatores de sus fechorías... bueno, en realidad; olvidó el que más lo incriminaba: Ese "chichero"...

Y como diría el poema de Sabines: "(...)Yo no lo sé de cierto, lo supongo(...)"

Jeje... Saludos señorita...

TODOS dijo...

FE DE ERRATAS:

Escribí: "comtrató"
Lo correcto:"contrató"

Y...
Escribí: "pecerota"
Lo correcto: ¿Es "peserota"?